viernes, 4 de abril de 2014

RELEJE

Hoy traemos una palabra muy molona y chanante que nos regala Merce, directamente desde tierras manchegas; concretamente desde Chinchilla de Monte-Aragón (Albacete), donde parece que es de uso común. ¡¡Gracias por el aporte!!

Releje procede etimológicamente de relejar [relajar o atenuar; dejar un residuo] y adopta distintos significados, muy precisos y con poco o mucho en común entre sí, según se mire.

¡Sigamos la huella que marca el DRAE! La primera acepción que recoge la Academia es "rodada o carrilada"; una marca sobre la vía, de alguna forma, un "residuo".

En segundo lugar, releje hace referencia al "sarro que se cría en los labios o en la boca"; esto sí que sería propiamente el residuo de alguna sustancia.

Después vendría la definición más albaceteña, la que se relaciona con sus características navajas. Releje es la denominación de la "faja estrecha y brillante que dejan los afiladores a lo largo del corte de las navajas"; también una huella, la carrilada de la piedra de afilar.
Finalmente, un par de acepciones específicas. En el ámbito de la arquitectura es la "distancia entre la parte superior de un paramento en talud y la vertical que pasa por su pie", mientras que en el campo de la milicia es el "resalte que por la parte interior suelen tener algunas piezas de artillería en la recámara, estrechándola para que la parte donde está la pólvora sea más estrecha que lo restante del cañón".

Y para terminar, el uso local y particular que nos da a conocer Merce. No aparece en el lexicón académico pero en su zona también llaman relejes a las marcas que quedan en los cristales cuando no se limpian bien. ¡Eso sí que es precisión! No son unas manchas cualesquiera sino las manchas que deja el que limpia al tratar de quitar las manchas originales...

¡La Ensalada de Palabras limpiando, fijando y dando esplendor a la lengua! Al menos, intentándolo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario